Domingo, 03 de abril de 2011

Bunraku en l?neas

Enrique Arias Valencia


Este s?bado 2 de abril, en el marco de la velada de m?sica de c?mara que se efectu? en la Sala Manuel M. Ponce, dentro del ciclo El ?ntimo Decoro, el violonchelista Ivan Koulikov abri? el concierto con Bunraku, de Toshiro Mayuzumi (1929).

Es as? que Bunraku, para violonchelo solo, persevera en el ser de lo sublime din?mico.

Lo sublime din?mico es belleza en?rgica.

Por lo tanto, Bunraku, para violonchelo solo, es belleza en?rgica.

Cuando escucho una obra din?mica sublime, sobre todo si es contempor?nea, de belleza en?rgica, no puedo evitar ponerme a dibujar si tengo a la mano una hoja de papel.

Mis trazos ser?n libres, pues lo sublime nos hace ver la libertad.?Mis r?pidos esbozos ser?n, no los de un maestro, pero s? los de un apasionado.

He hecho, pues, este boceto, que no muestro para destacar sino los efectos de la belleza en?rgica del alma de Mayuzumi en mi propia alma.

Antes de interpretar la pieza, Ivan Koulikov se refiri? a la tragedia por la que atraviesa Jap?n tras el terremoto. A?adi? que tiene muchos amigos japoneses, y el violonchelista ha podido ver las dimensiones de la cat?strofe.

Bunraku es el teatro japon?s de t?teres.

En esta obra, Mayuzumi ha trasladado el car?cter del shamisen al violonchelo.

Sea yo un t?tere del dinamismo de lo sublime, pues es su verdad la que me har? libre.


Publicado por Ariastoteles @ 17:55  | Mis trazos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios