Lunes, 26 de febrero de 2007

El efluvio de lo rid?culo

Enrique Arias Valencia

Los m?sicos son terriblemente irrazonables. Siempre quieren que uno sea totalmente mudo en el preciso momento que uno desea ser completamente sordo.
Oscar Wilde

Cuando la soprano Conchita Juli?n se levant? antes de tiempo para prepararse a cantar en medio del quinto movimiento de la Segunda sinfon?a de Gustav Mahler, el trance bochornoso no pas? a mayores, pues su interpretaci?n vocal s? se present? en el momento adecuado. Tambi?n pude advertir que a uno de los miembros del coro se le cay? la partitura a un lugar inalcanzable, con el correspondiente ruidito. Todo esto sucedi? el pasado s?bado 24 de feberero de 2007, en la Sala Silvestre revueltas, del Centro Cultural Ollin Yoliztli. No obstante, hay algo m?s sobre el papel del rid?culo en la Segunda sinfon?a de Mahler. Y ?ste es el motivo para reflexionar en torno al rid?culo en esta nota.
Nosotros los posmodernos ya estamos acostumbrados a los desvar?os mel?dicos de la hoy rapada Britney Spears; pero los o?dos del siglo XIX no estaban listos para las sinfon?as de Mahler, y en su tiempo ?stas fueron catalogadas como ?inejecutables?. Entre otras cosas, debi? resultar atroz la representaci?n de una marcha militar en medio de una sinfon?a. La vulgaridad y su hermano de leche, el rid?culo, tienen un papel pereponderante en el exaltad?simo quinto movimiento de la Segunda sinfon?a. ?Una marcha militar para levantar a los muertos de sus tumbas! Pues el tema de esta obra es la resurrecci?n. No dej? de parecerme risible que los miembros del Coro de la Secretar?a de Marina ostentaban sus bien plantados uniformes, mientras las notas par?dicas del buen Gustav contrastaban con la supuesta solemnidad del acto.
Por cierto que los expertos saben que el primero que se atrevi? a incluir una marcha militar en el final de una sinfon?a vocal fue maese Beethoven, ni m?s ni menos que en su archiconocida Novena sinfon?a. Pero en este nuevo milenio, tan neoliberal, tan poco art?stico, parece que somos insensibles a las bromas de los grandes compositores.
Punto y aparte merece el primer Scherzo de la obra. Tengo unos amigos, muy entendidos de la lengua italiana, quienes han tenido la gentileza de traducirme Scherzo como una suerte de broma muy especial, aguda, profunda. Las maderas y los bronces de esta pieza son una celebraci?n de la iron?a de lo rid?culo. Y conste que el ?ltimo movimiento se abre con un ?In tempo des Scherzos?, que es tanto como decir que la iron?a a?n est? por comenzar. Y al son de la fanfarria metaf?sica, la soprano Conchita Juli?n se levanta antes de tiempo. Nada que lamentar.



Tags: ridículo, Mahler, Ollin Yoliztli

Publicado por Ariastoteles @ 22:58  | Mahler
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Hola !! Felicidades por el blog, aqu? lo estar? leyendo a menudo porque me encanta como escribes. Saludos queretanos con cari?o. Y otra vez FELICIDADES. Que sea para bien. Mar?a.
Publicado por pitagorica
Martes, 27 de febrero de 2007 | 4:12
Hola Mar?a, gracias por visitarme.
Publicado por Ariastoteles
Mi?rcoles, 28 de febrero de 2007 | 18:37
si es bien cierto lo que comentas, acerca de lo absurdo que es interpretar sin comprender o pretender que la m?sica de tiempos pasados por pon?rsele el absurdo nombre de "cl?sica" debe ser solemne; me parece que es tambi?n (rayando en el tema) rid?culo tu comentario y que cojeas del mismo pie o sea que ves la paja en el ojo ajeno... y ya se sabe lo que sigue. La soprano Conchita Juli?n tiene una trayectoria ampl?sima y adem?s de eso es una voz privilegiada (no tan s?lo educada, aunque es otro cantar) y francamente criticar que se par? antes de tiempo es una ociosidad. No iba a pararse sino a cantar, cosa que hizo intachablemente as? que re?rse del contraste entre un scherzo (seg?n tu propia traducci?n) y uniformes de gala, y exigir perfecta sincron?a en asuntos de ponerse de pie (ceremoniosidad ociosa) no deja de ser, para completar la nota, un rid?culo. Saludos!!!
Publicado por leonardo soria
Viernes, 14 de septiembre de 2007 | 4:57
?Leonardo Soria? Ah, s? ahora lo recuerdo. Es el hombre que aplaudi? la actuaci?n de Conchita Juli?n seis meses despu?s del concierto. Parece que el caballero andante que sali? a defender a la soprano lo ha hecho con mucho retraso. Yo ya ni recordaba el incidente.
Saludos a todos los Cronopios, tanto los puntuales como los impuntuales?
Publicado por Ariastoteles
Domingo, 16 de septiembre de 2007 | 19:38