Domingo, 01 de abril de 2007

Por F. Fernando Ruiz-Torres

La eugenesia, filosofía social que propugna la mejora de los elementos hereditarios de los seres vivos mediante varias formas de intervención, es positiva cuando se aplica a la selección artificial en plantas y animales útiles al ser humano. Es negativa cuando se aplica a los seres humanos porque, en el fondo, pretende imponer ideologías con elementos racistas. Los criterios de selección son, en el caso de niños índigo, atributos que, elegidos arbitrariamente, benefician a cierto grupo selecto y perjudican a otro, lo que es inadmisible.
Leos K. Felton
La teoría de la inteligencia superior es muy conveniente para los que ocupan los peldaños superiores de la escala social y económica. Esta postura es totalmente coincidente con la teoría de la raza superior y los subhumanos, curiosamente sostenida por la biología y sociología nazis.
Isaac Asimov

Cierta persona del medio esotérico de la ciudad de México, allá por el año 2003, hizo un ‘análisis’ de aura y otras pruebas a un niño de aproximadamente nueve años de edad. La mamá, mujer humilde, y él, esperaban ansiosos el dictamen. Luego de unos minutos de espera, la “experta” sentenció con frialdad: “Lo siento señora, su hijo no es un niño índigo”. El rostro del niño evidenció que había recibido la noticia con gran pesar, la madre lo miró un tanto desilusionada, pagó el “estudio” y sin decir nada más que dos o tres palabras, salió del lugar.
Hace tiempo se pensaba que los seres humanos estábamos divididos por razas. Ahora esto es anacrónico, de acuerdo con los recientes descubrimientos genéticos se sabe que somos una sola raza, el color de la piel nada tiene que ver con el viejo concepto de la diferencia racial. Así es que si la ciencia ha abolido la diferencia racial y las luchas sociales han logrado cierta igualdad de derechos, el ego colectivo (encarnado en Tappe, Carroll y Tober) ha inventado una manera novedosa para otorgar privilegios y marcar diferencias de superioridad, o insinuar la inferioridad, de [email protected] niñ@ con respecto de [email protected]: el color predominante en el aura (añil o azulado), que denotaría superioridad mental y espiritual. Conozco a un matrimonio en California que tiene dos hijas, una de ellas –me dicen- es ‘índigo’, la otra es ‘normal’. La índigo va a una escuela especial para niños índigo y sus padres la tratan bajo el código índigo: seguridad y respeto, no violencia, amor y verdad. Y como la otra es ‘normal’, entonces el trato para ella es… ‘normal’. Además, la índigo tiene unas maneras despectivas, humillantes, hacia su hermana ‘normal’, los padres lo permiten y justifican porque entre otras los ‘índigo’ –afirma la teoría– llegan al mundo sintiéndose reyes y se comportan como tales; parecen ser antisociales, a menos que se encuentren con personas como ellos. Esta arrogancia permitida y el hacerlos cómplices de nuestros sueños de tener [email protected] niñ@ genio o especial (secreto de muchos mamás y papás), puede ser muy delicado para su sano desarrollo psíquico. En [email protected] niñ@, sin excepción, es incluso necesario hacerles sentir que son maravillosos, capaces de lograr grandes cosas y, en cierto sentido, especiales, pero jamás, por ningún motivo, enseñarles que son superiores a otro semejante. Los conflictos que llegan a desarrollar por su precoz prepotencia, por las presiones, expectativas y frustraciones por parte de sus padres son, créanme, devastadores.
Un segundo tema es que los índigo, según esa versión, suelen ser hiperactivos y de poca concentración especialmente escolar. Así, un analista esotérico poco versado en la ciencia del comportamiento infantil, al detectar estos síntomas, puede que determine que se trata de [email protected] índigo cuando en realidad [email protected] menor pudiera padecer un síndrome llamado trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), que se presenta con frecuencia en [email protected] niñ@s, cuyas causas pueden ser diversas, y su identificación y tratamiento oportunos pueden prevenir muchos de los problemas asociados con este síndrome. Una confusión en este sentido o, peor, dejarse llevar por el criterio “índigo” de que es así porque no se adapta al mundo convencional por su “linaje extraterrestre” es de consecuencias para [email protected] niñ@. Aclaro que este artículo no es para promover a los grandes laboratorios farmacéuticos que han puesto los ojos en un mercado sensible, lo que les ha generado ya jugosos dividendos, personalmente estoy en desacuerdo con que el tratamiento de TDAH –salvo en casos severos– sea con uso de cafeína, nicotina o fármacos psicoestimulantes (especialmente la controvertida ritalina). Hay tratamientos psicoanalíticos alternativos, serios, con muy buenos resultados. Nuevas marcas medicamentosas que ofrecen milagros (sin decir nada sobre los efectos secundarios) se están colando peligrosamente en las escuelas, lo mismo sucede con la promoción y la explotación comercial del llamado fenómeno índigo.
Tampoco pretendo anteponer la ciencia racional sobre la ciencia intuitiva, ambas tienen mucho que aportar a la humanidad. Y si bien los partidarios de una corriente excluyen a la otra, creo que ambas tendrán, alguna vez, que trabajar juntas. La lectura del aura con aparatos sensibles de medición de energía que envuelve a los organismos vivos es todavía polémica igualmente su interpretación; además esta se sustenta en un código de colores cuya lectura es bastante simplista. Una tonalidad, al igual que un sueño, puede dar lugar a varias interpretaciones y aún más, lo que pudiera traducirse como sano y espiritual pudiera ser el aviso de un síntoma. El aura es la representación no solamente del estado emocional y ‘espiritual’, también lo es de la función de los órganos internos y es el cerebro (por el poder de la imaginación y el pensamiento) el que pareciera predominar en la emanación de tonalidades. Un aura de tonalidad azul o añil no necesariamente indica algún grado de “superioridad”, pudiera ser que esté dando una señal distinta. En una tomografía, por ejemplo, de un cerebro sin trastorno del déficit de atención con hiperactividad, imperarían los colores rosado intenso y el naranja en tanto que en un cerebro con TDAH lo harían el azul y el índigo.
No discuto si el color azul en el aura nos indica que [email protected] niñ@ es sensible, cariñ[email protected], [email protected], emocional y que la tonalidad añil nos diga que es artista, sensible, espiritual. En mi experiencia profesional he encontrado esta constante en [email protected] [email protected] niñ@s (salvo muy raras excepciones). No es preciso hacer estudios de aura para encontrar en cada nuevo ser que llena de luz a nuestro planeta con su sola presencia el hálito espiritual divino, el milagro de la creación. Corresponde a ti como mamá, como papá, conservar esta llama: predicar con el ejemplo, enseñarle los más elevados valores espirituales, dedicarte a su formación interior, artística, física e intelectual cada día de tu vida, protegerlo de la andanada de estupideces mediáticas y de la manipulación mental de las nuevas tecnologías, [email protected] sentir [email protected], ú[email protected], irrepetible, pero hacerle saber que todo en el mundo es así. Enséñale a respetar a sus semejantes, a la naturaleza, muéstrale la sencillez y la compasión, que te vea orar o meditar, que encuentre en ti el espejo de la tolerancia y la armonía. Enséñale a reír, reaprende a jugar, muéstrale la magia de los amaneceres y los atardeceres y, a su ritmo, el sentido de la responsabilidad y la disciplina. No es una fotografía de la más sofisticada cámara kirliana la que va a decidir si tu [email protected] es “especial” por cierto tono en su campo biomagnético, no tiene una máquina la opinión definitiva; la tiene, lo sabes, tu propio corazón.


La imposición del criterio de una supuesta raza superior (las culturas española sobre la indígena; la nazi sobre la judía; la anglosajona sobre la negra) siempre han sido justificación para el sometimiento, la degradación y el aprovechamiento. Richard Lynn, profesor de psicología de la Universidad del Ulster, afirmó recientemente, sustentado en estudios “científicos”, que los alemanes son los más inteligentes de Europa (y, por su particular estadística, del mundo). Inmediatamente Estados Unidos respondió con la creación de la teoría índigo bajo estudios “científicos” y con el número poblacional de niños índigo más alto del mundo.


Tags: niños índigo, racismo

Publicado por Ariastoteles @ 1:19
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Muy interesante tu art?culo, l?stima el tama?o de la letra y ese formato tan inc?modo de leer.
Se me hizo imposible leer nada m?s y la verdad, me obligu? a terminarlo porque me pareci? interesante, pero cost? mucho.
Abrazos desde Uruguay.
Gustavo
Publicado por Invitado
Domingo, 27 de diciembre de 2009 | 7:20
Hola, Gustavo. Corregir? lo de la letra.
Publicado por Ariastoteles
Domingo, 27 de diciembre de 2009 | 19:53