Martes, 03 de abril de 2007
 

Los se?ores del anillo


Enrique Arias Valencia


Un anillo para gobernarlos a todos.

Un anillo para encontrarlos.

Un anillo para atraerlos a todos.

Y atarlos a las tinieblas.

Tolkien


Plat?n es el origen de la filosof?a occidental. Uno de los mitos preferidos de la literatura filos?fica gira en torno al poder ilimitado que brota de un anillo prodigioso. Este mito aparece por primera vez en la historia en el di?logo La rep?blica de Plat?n, donde uno de los personajes narra c?mo tras un colosal terremoto, el pastor Giges encuentra en una grieta un anillo m?gico con el cual pod?a hacerse invisible aquel que se lo pusiese.

Gracias al curioso anonimato que le brinda el anillo, Giges consigue infiltrarse al palacio del reino, mata al rey, seduce a la reina e instaura una tiran?a. Uno de los personajes de La Rep?blica, Glauc?n, comenta en tono de burla que el mito demuestra que quien dispone de poder ser? necesariamente injusto, en tanto que s?lo es justo aquel que es impotente para cometer injusticias. El mito es muy convincente, y nos deja un mal sabor de boca.

Sin embargo, Plat?n escribi? su colosal di?logo La rep?blica para persuadir a los hombres de que si apareciera un vendedor de anillos del pastor Giges, ning?n hombre razonable deber?a comprarle nada. Plat?n argumenta que el hombre razonable tiene todo lo que necesita para ser feliz y no necesita nada m?s. Vive en una sociedad perfecta, en la cual todo el mundo es feliz con lo que posee. Y si todo el mundo vive contento, ?para qu? necesita el anillo de Giges?

Bien pronto nos damos cuenta de que La rep?blica es una respuesta ut?pica a un mito endiabladamente seductor. Por eso, el tentador anillo que se opone a una sociedad feliz comenz? sus andanzas en la literatura universal.

Otro de los lugares donde aparece el anillo m?gico es la literatura alemana. Wagner, el m?sico fil?sofo, inspirado en las leyendas medievales, escribi? El anillo de los Nibelungos, una ?pera en la cual se cuenta c?mo el horrible enano Alberich se entera de que en el fondo del r?o Rhin yace un tesoro consistente en oro puro, inocente y bello. En contraste, Alberich tiene un inter?s industrial, y gracias a las maravillas de la tecnolog?a consigue robar el oro del r?o para forjar con ?l un anillo que brindar? invisibilidad y poder a quien lo porte.

Se trata de un tema que se parece mucho al de Plat?n, pero con varias diferencias. Seg?n Wagner, la naturaleza, al ser maltratada, no puede menos que defenderse, y acarrear? cientos de desgracias a los portadores del anillo. Es una joya maldita que no dar? contento a nadie. Wagner afirma que al final, para restablecer el orden del universo, debemos devolver a la naturaleza lo que le pertenece. En este caso el oro debe regresar al r?o Rhin, en una id?lica comarca.

Llegamos as? a una de las m?s populares versiones del anillo m?gico. En El se?or de los anillos Tolkien nos habla de un pueblecito tranquilo y ut?pico, pastoril y perfecto, que ser? v?ctima del poder. En la saga de Tolkien resulta que un d?a, un simple pastor encuentra un anillo... ?la historia se cuenta de nuevo? Tolkien dec?a que no. Sosten?a que no se bas? ni en Plat?n ni en Wagner. Y sin embargo, el anillo de Tolkien tambi?n permite hacer invisible a quien lo lleve, y presume de muy poderoso. Aunque para ser justos con Tolkien s? hay una novedad en su anillo. En este caso, la sortija misma susurra al posible portador la promesa de un poder inmenso. Y adem?s tal poder es irresistiblemente tentador. El anillo lleva una inscripci?n en una lengua ignota, si bien los fans de Tolkien la conocen de memoria.

El anillo de Tolkien posee inteligencia y voluntad. Es un personaje vivo y su misteriosa lengua recita las palabras del mal. Sus portadores se ven envueltos en la desgracia, y en realidad nunca gozan del supuesto poder ofrecido por el anillo. ?ste promete pero no cumple; e incluso, esclaviza a quien lo lleve. El anillo de Tolkien es adem?s el instrumento de un ser metaf?sico, Sauron, quien usa el anillo como medio de comunicaci?n con los seres de este mundo.

El problema del anillo insano produjo un efecto curioso en sus autores. Todos dieron a luz gigantes. A Plat?n le llev? menos de dos p?ginas narrar el cuento de Giges, pero necesit? un pergamino muy largo para exponer un argumento en favor de la justicia, puesta en entredicho por el poder del anillo. Hoy tenemos La rep?blica al alcance de la mano en casi quinientas p?ginas.

Seguramente influido por Plat?n, a Wagner le tom? varios a?os escribir su tetralog?a El anillo de los Nibelungos. La ?pera completa dura poco menos de diecis?is horas, y hoy por hoy es la empresa musical m?s colosal de Occidente.

Tolkien escribi? una trilog?a sobre su anillo, completada por varios cuentos y relatos. Invent? muchos alfabetos que utilizan cada uno de los pueblos de su mundo, y para rematar, elabor? detallados mapas de los lugares que imagin?.

Veamos ahora algunos aspectos de las sociedades ut?picas que concibieron estos tres autores. Plat?n propone una sociedad luminosa, pero severa, sobre la que se cierne una soberana mentira que permite a los gobernantes dirigir al estado dividido en muy estrictas clases sociales que practican una suerte de comunismo primitivo.

Wagner estaba fascinado con el relato de la edad de oro. En el remoto pasado, todos los hombres eran hermanos porque eran amigos de los dioses. Los dioses eran due?os de todo, y como los amigos lo comparten todo, los hombres eran due?os del mundo. Pero en su tetralog?a, Wagner nos muestra a los inocentes Nibelungos sometidos al poder desp?tico de Alberich, quien finalmente ser? vencido por la Voluntad que devolver? la inocencia al mundo por medio de un sacrificio de fuego. Aqu? la utop?a se da por terminada por culpa del anillo.

Por su parte, la comarca que Tolkien retrata es una idealizaci?n de las islas brit?nicas, con sus extensas campi?as salpicadas de pac?ficas aldeas. La paz del lugar s?lo se ver? interrumpida por la presencia del anillo. El tono sombr?o de Tolkien y Wagner contrasta con la jovialidad expositiva de Plat?n.

Hemos visto as?, en forma breve y muy a las carreras, c?mo Plat?n, Wagner y Tolkien nos invitan a que reflexionemos sobre una grave advertencia: el poder corrompe, y el poder absoluto, corrompe absolutamente, aunque provenga de un objeto tan peque?o y aparentemente insignificante, como puede ser un anillo. Se trata de un anillo con voluntad propia, el cual desde la antig?edad trata de gobernarnos a todos.


Tags: Tolkien, Wagner, Platón

Publicado por Ariastoteles @ 0:06
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Desde hace largo tiempo, venimos alentando el proyecto de ECOTURISMO TEM?TICO de recrear un camino de la Tierra Media por la Sierra Norte de la Comunidad de Madrid. El otro d?a una periodista de Gaceta Universitaria contact? con nosotros para que le escribi?semos un recorrido para el verano, as? hicimos y lo pusimos con fotos y lugares de inter?s. Ella utiliz? tan s?lo una foto y nosotros subimos el relato nuestra p?gina www.pequenatierramedia.es donde lo puedes ver.



Es bonito pensar que podamos animar a que la gente pueda pasar una vacaciones en nuestra querida Sierra Norte observando la naturaleza y utilizar la imaginaci?n que tanta falta nos hace, dem?s puedes ver las ilustraciones de John Bentley y m?s.



Si quieres recordar en poco tiempo el esp?ritu que anima el proyecto abrir el v?deo de los medios de comunicaci?n.

Nos gustar?a saber qu? te parece la p?gina y el viaje propuesto en espera de que podamos llevar a cabo el proyecto completo.

Gra
Publicado por Invitado
Viernes, 11 de julio de 2008 | 22:24