Viernes, 12 de octubre de 2007
La mam? de Crist?bal Col?n
Enrique Arias Valencia

Fiel al viejo cuento anticlerical que trata de convencernos de la supuesta misoginia del cristianismo, Richard Dawkins sostiene sumariamente que Dios es: ?posiblemente el personaje m?s desagradable de toda la ficci?n. Celoso y orgulloso de ello, un mezquino, injusto e implacable enloquecido fuera de control, un vengativo limpiador ?tnico sediento de sangre, un mis?gino, hom?fobo, racista, infanticida, genocida, filicida, pestilente, megal?mano, sadomasoquista, caprichoso y mal?volo mat?n?.
La tradici?n hisp?nica demuestra que todas las acusaciones de Dawkins son meros infundios. Veamos un ejemplo. Si Dios y el cristianismo fueran mis?ginos, ?por qu? pudo gobernar Espa?a una mujer como Isabel la Cat?lica? Fue ella quien crey? en Crist?bal Col?n, y a ella debemos el financiamiento del viaje del descubrimiento de Am?rica. As? tambi?n, Isabel la Cat?lica dict? leyes que proteg?an a los indios de los abusos de los conquistadores del Nuevo Mundo, por lo tanto en los territorios bajo la Corona Espa?ola no hubo un genocidio como el que tanto asusta a Dawkins, genocidio que s? se efectu? en las colonias inglesas.
Si Dios fuera sadomasoquista, las palabras de Cristo ?Aparta de m? este c?liz? y que se refieren a su tristeza por su futuro sacrificio, carecer?an de sentido: ?Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya?.
Si los cat?licos que conquistaron M?xico hubieran sido racistas, no se habr?a presentado el mestizaje. Por eso, a pesar de las enloquecidas pamplinas de Dawkins, parece que el megal?mano caprichoso es el pseudocient?fico, y a Dios lo que es de Dios.


The Dawk delusion

Tags: Dawkins, Cristóbal Colón, Isabel la Católica, América, Día de la raza

Comentarios