Viernes, 25 de diciembre de 2009

Carta de Navidad

Enrique Arias Valencia
 
Es el final de un año más y el despuntar de nuevos proyectos. Comienza un nuevo día. Nos preparamos con una emoción de alegría expectante. Es así que llega el momento de las reflexiones y los planes frescos. Éste es el tiempo de darnos cuenta de que los milagros suceden porque los ángeles y las hadas nos están esperando para iluminar con nueva luz nuestra vida. El silencio sagrado nos invita a descubrir el secreto del universo. Cerremos nuestros párpados, respiremos profundamente el frío aire invernal, abramos de nuevo los ojos y con beneplácito veremos que fluye la magia de la existencia. Que esta Navidad sea un día de paz, prosperidad, esperanza, amor y milagro. Uno de los más grandes milagros de la vida consiste en servir a los demás. Gracias por permitirle servirle en este año. Espero que el año que viene pueda continuar ayudándole en sus negocios. Mientras tanto aprovecho para desearle una feliz Navidad y un próspero año nuevo.


Tags: Navidad

Publicado por Ariastoteles @ 0:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios